viernes, 31 de julio de 2009

Historia de la Organización Nacional de Autobuses


La ONDA, fue una organización comercial que lleno eficientemente su misión en nuestro medio. Su influencia llego a todas las zonas de la República, vinculando a las regiones más características del país en una red de comunicaciones.
Capitales uruguayos, métodos criollos, utilización de grandes masas de obreros y empleados. La ONDA fue popular dentro y fuera de fronteras, porque supo ser la propulsora de esfuerzos meritísimos y bien intencionados.
En la ciudad dinámica, en la humilde población de la campaña, en la cuchilla, en el camino tortuoso, al Norte, al Sur, al Este, y al Oeste, sirviendo de nexo entre las zonas más alejadas de la capital del país.
La ONDA, estuvo representada por intermedio de sus coches cómodos y lujosos, emblematizada plenamente con los autobuses de la marca GMC, participando en los torneos más variados, en las excursiones y en cualquier acontecimiento que agito al pueblo.
Condujo niños, especialmente escolares, gratuitamente, su desinterés fue manifiesto. Y así, cumplió una misión social noble, contribuyendo a que los educandos pobres de la campaña y de Montevideo acudieran regularmente a los establecimientos de enseñanza.
Mientras todos los países regulaban el fluir de su transporte carretero a través de “terminales”, deliberadamente instaladas en la periferia, ONDA, movilizaba cientos de omnibuses durante las 24 horas del día en el Km. 0, pleno centro de Montevideo, sin haber creado un entorpecimiento en el tránsito, ni un tapón, ni un entredicho siquiera, a pesar de operar apenas en una esquina.
Cualquiera que hubiese querido fundar una Empresa de Transportes, se le habrían ocurrido otros términos comunes para el nombre, sin embargo aquellos pioneros de 1935 eligieron a conciencia la palabra “Organización”. Y esa organización, la llevo a adelantarse varios años al progreso: abrir caminos que luego “Obras Públicas” transformaría en carreteras, cruzar en balsa sus unidades donde después Argentina y Uruguay construirían sus puentes, sembrar de hoteles y servicios zonas que después el país consideraría turísticas, importar autobuses con adelantos de confort y técnicos mecánicos, etc. Es por eso, que no fue una Empresa de Transporte más, fue el despertador de mucha gente del interior, gracias al peculiar rugido de los motores de los que fueron sus autobuses GMC.

2 comentarios:

Jose Ramirez dijo...

Interesante historia sobre esta linea de omnibuses. Que bueno que alguien se preocupe por mantener viva una parte de la historia del transporte en Latinoamerica. Saludos desde Monterrey, Mexico.

ConradoH dijo...

Muy interesante y me trae gratos recuerdos de mi padre, quien como asesor letrado, sentó las bases jurídicas de la que fue ONDA SA en 1946 como lo muestan los documentos que Uds. han publicado en este Blog.
Felicitaciones y gracias
Cr.Conrado Hughes Alvarez