lunes, 26 de mayo de 2014

ARCO (Aerolíneas Colonia) HISTORIA



Lo primero que hizo ARCO fue comprar el paquete accionario de CAUSA (Compañía Aeronáutica Uruguaya Sociedad Anónima). Increíblemente lo pagó con el dinero que tenía en el banco la propia CAUSA, para lo que debieron pedirle a los accionistas vendedores que les firmaran un cheque. La empresa estaba en venta porque el gobierno argentino había dispuesto que no se podía operar más con hidroaviones en el puerto de Buenos Aires. Entonces ARCO vendió la empresa CAUSA para que operara desde el aeropuerto de Carrasco, reservándose la línea Colonia Buenos Aires, para desarrollarla con el dinero de la venta de CAUSA y la línea de MVD-BUE. En ese momento fue que hizo el acuerdo con ONDA dándole la mayoría del paquete accionario y la exclusividad de la combinación con la futura operación de los aviones desde el aeropuerto de Colonia. ARCO se quedó con dos aviones Curtiss C46 (y uno para repuestos) del negocio de CAUSA, y ONDA compró otro Curtiss (matrícula CX-BAH) como aporte.





 Entre los accionistas fundadores y ONDA, pusieron el dinero para comprar el terreno lindero al campo de aviación de Colonia y construyeron la Aeroestación. Las operaciones con el nombre de ARCO comenzaron en mayo de 1964. El 23 de febrero de 1966 hubo un tornado que hizo que los aviones se dañaran considerablemente. Salvo el personal técnico, fuimos todos a Seguro de Paro. (En Montevideo se tramitaba en el desaparecido edificio Mautibem de Zabala y Piedras). En cinco meses, se pudo rehabilitar uno de los aviones que estaban a nombre de ARCO y el avión que estaba a nombre de ONDA que fue en ese momento transferido a nombre de ARCO en el Registro Nacional de Aeronaves. Con esos dos aviones se siguió volando varios años hasta que se incorporaron dos Convair 240, también de motores a nafta 100/130. Luego se compraron dos aviones Convair 600 (que eran los 240 que la fábrica había reciclado cambiando los motores de pistón por turbinas a querosina JP1).





Talleres

 Fue con estos aviones con los que se hacía no sólo la tradicional línea Colonia-Buenos Aires, sino que se hacía en la temporada de verano el transporte de diarios argentinos de Buenos Aires a Carrasco y Laguna del Sauce, y se sirvió durante algo más de un año la línea de pasajeros Buenos Aires-Colonia-Salto-Colonia-Buenos Aires con escasa demanda, pues ya había finalizado la construcción de la represa de Salto Grande.





Puedo certificar es que nunca ARCO fue a Rivera, pese a que se hicieron gestiones para tener esa línea ante de Dirección General de Aviación Civil.






Si bien ONDA fue el accionista mayoritario de ARCO y el principal sustento económico de la empresa aérea, no fue su creadora. ARCO fue fundada por los señores Delfín Díaz Cibils (entonces Director de PLUNA) y Conrado Haroldo Hughes, quienes lograron el apoyo económico de ONDA concediéndole la mayoría accionaria y la exclusividad del transporte de sus pasajeros entre Montevideo y Colonia.





 Pasaron muchos años; ya ONDA tenía grandes problemas económicos y los directores Díaz Cibils y Hughes decidieron llamar a una suscripción de capital con prioridad para los accionistas originales. El Gerente General de ONDA Julio Jorge Núñez les manifestó que ONDA no estaba dispuesta a poner un sólo peso más en ARCO. Eso permitió a Díaz Cibils y Hughes que por poco dinero accedieran a la mayoría del capital, desplazando a ONDA, que del 50% que tenía, pasó a tener sólo un 12%. Agobiado Nuñez por la problemática interna de ONDA S.A., no pudo prevenir la situación dada en ARCO.  La empresa fue entonces vendida por esa nueva mayoría a un argentino de apellido Mendizábal, dueño de una empresa de aerotaxis argentina llamada Astro.





Finalmente ONDA asumió la deuda de ARCO con el Banco de Crédito, la Direcciión Gral. de Aviación y la Rolls Royce de San Pablo fueron lo más indulgentes con ARCO en la duración de las turbinas del Convair 600, hasta que ya ampliar la vida útil los comprometía demasiado. Llevar las turbinas a la Rolls Royce para recertificarlas significaba una inversión imposible de realizar.

Cuando ARCO dejó de volar en 1986, explotó su condición de propietario del edificio de la Aeroestación del Aeropuerto de Colonia "Laguna de los Patos". Entonces comenzó a darle servicios con su personal a la empresa LAPA que seguía operando. En 1987, la DGAC obligó a LAPA a atender a sus pasajeros en una carpa, y así se produjo el definitivo cierre de la empresa ARCO.

TEXTO y FOTOS aportados por el Sr. Huchy Loriente


AGRADECIMIENTO MUY ESPECIAL AL SR. HUCHY LORIENTE.-




















2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, muy buena nota y sobre todo la documentación fotográfica

martin dijo...

Con razón recuerdo haber venido en Lapa Líneas Aéreas Privadas Argentinas a laguna. De los patos y estar horas demorados por problemas técnicos